VERDADES Y MENTIRAS DE LA LACTANCIA MATERNA

Existe una gran confusión entre las madres / padres acerca de los beneficios y peligros de la lactancia materna para los dientes. Vamos a intentar esclarecer las ideas principales y aportar un poquito de luz sobre el tema.

¿La lactancia materna provoca caries?


La lactancia materna prolongada (después del año de edad si es diurna y/o después de la erupción del primer diente de leche si es nocturna) y su relación con la caries es un tema de gran controversia.

La caries es una enfermedad infecciosa (disbiosis) de causa multifactorial, por lo que no existe ningún factor que ocasione la caries por sí solo.


El problema radica en que durante la noche (momento de mayor susceptibilidad al ataque bacteriano porque disminuye la protección de la saliva), no se limpian los dientes después de la toma por lo que aumenta el riesgo. Recordemos que la leche tiene azúcar (lactosa principalmente) que queda a disposición de las bacterias durante toda la noche.


Pero no es solo la lactancia materna, sino que, niños que se despiertan varias veces por la noche a comer (pecho o biberón), niños que se duermen con el líquido en la boca ( el típico vasito de leche en la cama), consumo de alimentos azucarados, insuficiente exposición a fluoruros, presencia de defectos en el esmalte (hipoplasias) y la transmisión temprana de bacterias (besitos en la boca, chupar sus cucharas...) predisponen al niño a desarrollar caries de aparición temprana.


Debido a que cada niño presenta un riesgo diferente a desarrollar enfermedades (incluyendo la caries), debemos identificar lo antes posible el riesgo de caries individual de tu hij@ y aplicar las estrategias preventivas que necesita en su caso, basados en las recomendaciones y protocolos de la Sociedad Española de Odontopediatría.


Nuestros consejos sobre la lactancia son:

- Empieza con la higiene oral tan pronto como puedas, aunque tu bebé no tenga dientes. Aprovecha el momento del baño para limpiarle las encías con una gasa, un pañito humedecido o un dedal de silicona.

- Una vez erupcionado el primer diente de leche, disminuye gradualmente la lactancia materna durante las noches. Si decides no hacerlo, es muy importante que realices la limpieza dental inmediatamente después de la toma.

- Es conveniente que conozcamos a tu bebé cuando celebre SU PRIMER CUMPLEAÑOS para que podamos informarte de las medidas PREVENTIVAS que puedes integrar como hábitos, evitando la aparición de caries y guiándole hacia un correcto desarrollo dentario y facial.


¿Sabías que la lactancia materna promueve un adecuado desarrollo dental y facial?

La lactancia materna no sólo tiene enormes beneficios nutritivos, inmunológicos y emocionales para el bebé. Además favorece el correcto posicionamiento de las arcadas dentarias y con ello, una buena oclusión dentaria (buena mordida entre los dientes superiores e inferiores).



Todos los bebés nacen con una mandíbula "pequeña" , la succión del pecho ayuda a que la mandíbula "avance" en su posición y con ello se obtiene una mejor relación entre el maxilar y la mandíbula.


La ejercitación de los músculos masticadores y faciales al lactar disminuye al 50% el riesgo de desarrollar una mala mordida, no solo por el esfuerzo muscular sino porque facilita la respiración nasal del bebé, ayuda a un correcto posicionamiento de la lengua, previene alteraciones en la posición de la lengua al tragar, promueve una correcta forma del paladar y aumenta el flujo salival.


La mayoría de odontopediatras coincidimos en la gran importancia de la lactancia materna durante los primeros seis meses para el correcto desarrollo de la respiración, de la boca, de la oclusión (mordida) y de la deglución (tragar los alimentos) durante la infancia.

La prevención empieza desde el embarazo. Cuidaremos de tí y de tu bebé.

© 2020 Esmeralda Herrero