¿Te ha dicho tu ortodoncista que necesita hacer STRIPPING en tus dientes?

¿Quieres saber qué es, cómo se hace y para qué se utiliza?

El stripping, reducción interproximal o IPR (del inglés, interproximal reduction) tiene fans y detractores, pero no deja de ser una de las técnicas más utilizadas hoy en día en los tratamientos de ortodoncia.

Te cuento todos los detalles a continuación…

El término correcto en español es “reducción interproximal” y no es más que un recontorneado del diente, SELECTIVO EN CANTIDAD Y ZONA para hacerlo ligeramente más estrecho.



Esta técnica se utiliza en ortodoncia para conseguir espacio en la boca que podamos aprovechar para alinear correctamente los dientes sin forzar su posición en el hueso y sin recurrir a la extracción de piezas dentales sanas. Es por tanto una forma MUY CONSERVADORA de resolver apiñamientos dentales, remodelar la forma inadecuada de los dientes, cerrar los antiestéticos triángulos negros entre los incisivos que tanto envejecen la sonrisa y otros problemas ortodóncicos.


Es un procedimiento muy habitual en ortodoncia y no implica ningún riesgo para el diente si se hace de forma correcta, puesto que la reducción es mínima, de entre 0,2 a 0,5 milímetros por diente (¡menos de MEDIO MILÍMETRO!) y se mantiene siempre en el espesor del esmalte.


Se realiza SIN NECESIDAD DE ANESTESIAR la zona puesto que el esmalte no tiene terminaciones nerviosas y ES INDOLORO, aunque la sensación puede resultar un pelín desagradable para algunos pacientes (en algunos casos les da tiricia).


Se lleva a cabo en poco tiempo, y de manera MANUAL (con unas tiras de pulir diamantadas) o CON INSTRUMENTAL ROTATORIO (fresas y discos de stripping) y se puede llevar a cabo en cualquier diente de la boca manteniendo unas precauciones de protección de la encía, la lengua y los labios del paciente.


Los pequeños espacios resultantes se utilizarán para reubicar los otros dientes de la boca en una posición más adecuada, y a simple vista son prácticamente imperceptibles.


Si además llevas un tratamiento con alineadores invisibles, cuando te pongas el alineador quedan completamente ocultos tras el plástico.


Es muy importante que tu ortodoncista te explique dónde ha realizado esos pequeños espacios para que prestes más atención a esas zonas durante tu higiene oral diaria. El uso del hilo y los cepillos interdentales para mantenerlos limpios es fundamental, de lo contrario puedes experimentar inflamación de la encía, acúmulo de sarro y en última instancia caries en entre los dientes consecuencia de una mala higiene en esos puntos.


Algunos pacientes se asustan al comentar que vamos a “pulir” sus dientes, pero repito, se hace de forma controlada, conservadora y es inocuo para el diente (no supone ningún riesgo) y justamente lo que se intenta es evitar medidas más drásticas como la extracción de dientes para conseguir espacio útil en la arcada dentaria.

¿Qué otras formas de ganar espacio hay?

El stripping es una buena técnica para casos con un requerimiento de espacio menor de 7-8mm. Más reducción del espesor del esmalte de los dientes en una arcada no es aconsejable.


Otras formas de ganar espacio que se pueden utilizar de forma aislada o incluso combinadas con el stripping son la expansión o ensanchamiento de las arcadas dentarias, la proinclinación de los dientes (moverlos hacia delante), la distalización (moverlos hacia atrás) y las extracciones. No todas son viables para todos los casos y va a ser tu ortodoncista el que las combine en función de lo que resulte más conveniente para resolver todos los aspectos de tu maloclusión.


Elije un especialista en el que confíes, que sepa resolver las dudas que tengas y logre explicarte el porqué de cada paso que da en tu tratamiento. A partir de ahí, relájate y déjate llevar.

© 2020 Esmeralda Herrero