TRAUMATISMO EN LA BOCA

Cualquier golpe en los dientes, además de producir dolor, es una URGENCIA DENTAL. Y decimos cualquier golpe porque todos, aunque no parezcan muy graves, pueden tener consecuencias importantes.

Hay dos etapas críticas en la vida de los niñ@s.


La primera cuando empiezan a caminar; Entre los 10 y los 18 meses los bebés comienzan a caminar solitos y es aquí cuando empiezan a sufrir los primeros traumatismos.


La segunda es entre los 7-10 años, cuando empiezan a hacer deporte de forma más seria y el juego es más físico.


También hay mayor prevalencia durante el verano, mientras juegan en la piscina (todo un clásico de las urgencias en agosto) y entre los niños que practican deportes de contacto, patinan o juegan con monopatines (que a veces carga el diablo).


Tanto si el golpe ha sido en un diente de leche o permanente, conviene que acudas a la consulta lo antes posible para que revisemos que todo está bien. Como os decía, es una URGENCIA. Acudir al centro de salud o al hospital puede redundar en un viaje en vano, pues no tienen ni los medios diagnósticos (radiología intraoral) ni el instrumental adecuado para manejar la situación con éxito.


El periodo ventana (de tiempo de reacción desde el golpe hasta la intervención) es como MÁXIMO de 24 horas, y tanto si se fracturan como si se avulsionan (salen del hueso) lo ideal es tratarlos dentro de la 1º hora tras el golpe.

3 puntos a recordar:

1. Asegúrate de si es un diente de leche o permanente (si tienes dudas, mejor trátalo como permanente)

2. El tiempo es fundamental, acude a la consulta lo antes posible

3. Si se ha perdido un fragmento o el diente ha salido volando:

. BÚSCALO Y NO LO COJAS POR LA RAIZ.

. NO LO FROTES NI LO LAVES CON AGUA. Nos ocuparemos de tratarlo con mimo para aprovecharlo si es posible.

. Tanto si es un fragmento como si es el diente entero, tráelo preferiblemente SUMERGIDO en SUERO FISIOLÓGICO, EN LECHE, O EN SALIVA.

En cuanto evaluemos la situación del niño y del diente te daremos las pautas a seguir.

¡Y recuerda!:

1. Cuando más pequeño es el niño, más capacidad de autoregeneración tiene el diente.

2. En menores de dos años, los traumatismos ocasionan más fracturas de frenillo que fracturas de dientes.

3. Los dientes de leche no se deben reimplantar.


55 vistas

© 2020 Esmeralda Herrero