MI HIJO RONCA

Puede parecer normal, por lo frecuente que resulta, pero NO ES FISIOLÓGICO RONCAR. El ronquido es el sonido que aparece cuando se bloquea la respiración durante el sueño.

Y como es lógico pensar, un bloqueo de la respiración NO ES DESEABLE NI NORMAL, ¡NUNCA!

Cuando realizo la historia clínica de mis pacientes siempre les pregunto si roncan o en el caso de que sea una consulta pediátrica, si su hij@ ronca. Es un signo inequívoco de que respira por la boca (aunque se puede respirar por la boca también sin roncar), y la respiración ORAL es uno de los hábitos (y como cualquier hábito se puede reeducar) más lesivos que existen, no solo para los dientes y encías, sino para el desarrollo de los huesos ( paladar y mandíbula) y la salud general del paciente. Os lo resumo, porque la alteración de una función tan importante como la respiratoria- si no respiramos, ¡nos morimos! - acarrea muuuuuuchas consecuencias para la salud.

Partimos de que el órgano diseñado para la respiración es la NARIZ, que tiene el filtro para limpiarlo de impurezas evitando que bajen al pulmón, el termostato que regula su temperatura al pasar por la faringe y laringe y el humidificador que lo humecta para que no reseque a su paso las mucosas nasal y bucal.


Pues bien, la BOCA NO ES CAPAZ de hacer todo eso, por lo que el respirador oral introduce el aire en su aparato respiratorio SIN FILTRAR, SIN ATEMPERAR Y SIN HUMIDIFICAR …y de ahí aparece esta laaaaaaarga lista de problemas, importantes en los niños que acaban viendo alterado su desarrollo general y su salud:

  • Conjuntivitis de repetición

  • Congestión nasal contínua. Mocos todo el año.

  • Labios secos y cortados todo el año

  • Ojeras

  • Babeo nocturno, mojar la almohada.

  • Boca seca por la mañana y necesidad de beber por las noches.

  • Pereza y ansiedad.

  • Somnolencia durante el día

  • Se cansa fácilmente

  • Impaciente

  • Falta de concentración

  • Sueño interrumpido y pesadillas

  • No alcanza sueño profundo (disminuye la secreción de GH)

  • Enuresis nocturna

  • Alergias inespecíficas.

  • Postura corporal alterada

  • Dolores de cabeza

  • Maloclusiones por alteración de los huesos y dientes


Si tu hij@ padece alguno de estos síntomas, podemos ayudarle de una manera muy sencilla.


193 vistas

© 2020 Esmeralda Herrero