LA CARA OCULTA DE LA CARIES… ES INTERPROXIMAL

Actualizado: jul 8

¡¡¡Sorpresa sorpresa!!! Un día tu hijo está bien y al siguiente tiene dolor en un diente.

¿Cómo puede ser tan repentino?

Pues porque existe un típico patrón de lesiones de caries que ocurre ENTRE las muelas y no se VE hasta que es demasiado tarde…es decir, hasta que está prácticamente en el nervio.


La única manera de detectarlas en una fase leve es a través de una RADIOGRAFÍA INTRAORAL.


Y cuando las detectamos VISUALMENTE, las lesiones son TAN grandes que el tratamiento implica muchas veces tratar el nervio de la muela de leche.


¿Por qué ocurren?


Sencillo: Por una acumulación (durante mucho tiempo) de comida entre las muelas.


Hacia los 4 años, los espacios entre las muelas se cierran, pero la mayoría de padres no tiene la información correcta sobre el uso de HILO DENTAL. Por ello, la comida se estanca semanas en esa zona y las bacterias hacen un festín. La caries empieza TUNELIZANDO el esmalte y adentrándose en la dentina por debajo de la superficie “visible” del diente y por eso no nos damos cuenta hasta que de repente nuestro hijo refiere dolor al comer y ¡zas! ¡Una picada!

#paranoolvidar


1. Si tu hijo ya tiene las muelas de leche (o los dientes apiñados) pásale el hilo dental CADA NOCHE para evitar este tipo de caries.


2. Existen unos arcos dentales con hilo que pueden facilitarte esta tarea.


3. Las radiografías intraorales de control nos permiten detectar estas lesiones de manera temprana y su tratamiento es muchísimo más sencillo. La radiación hoy en día es mínima así que permítenos hacerlas en las visitas de control, ¡¡¡su beneficio es inmenso!!!

37 vistas

© 2020 Esmeralda Herrero